Arquitectura y energía solar

A estas alturas, todo el mundo ha oído hablar de las consecuencias del cambio climático. Es un hecho que debe ser combatido y por eso es imprescindible cambiar el modelo energético actual, nada sostenible. Por este motivo, muchos ciudadanos han optado por cuidar el planeta mediante el reciclaje, el uso de bombillas de bajo consumo, el uso de transporte público, evitar el agua caliente, desenchufar aparatos eléctricos, entre otras acciones. Son sencillos gestos que podemos introducir en nuestra vida cotidiana para ayudar a frenar los efectos del cambio climático y conseguir un estilo de vida más sostenible.

arquitectura y energia solar

Los recursos energéticos renovables están al alcance de todos. De entre todas las energías, destaca la solar. De hecho, en los últimos años ha destacado un nuevo tipo de arquitectura denominada bioclimática, basada en el uso de la energía solar de manera pasiva y activa para el acondicionamiento térmico y el consumo eléctrico en el hogar con el objetivo de un ahorro energético y un confort térmico. De esta forma, se consigue disminuir la demanda de energía convencional y las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. La clave de esta arquitectura está en sistemas activos como, por ejemplo, captadores solares térmicos y placas solares y, por otro, los sistemas pasivos, como la orientación y el diseño.

Además, la energía solar guarda numerosas ventajas: es limpia, inagotable y bastante barata. Es bastante mejor en comparación con otro tipo de energías, como la eólica, pues sus aplicaciones son mucho más amplias.

Para el ámbito doméstico existen dos opciones alternativas: la térmica y la fotovoltaica. La primera sirve para calentar agua (calefacción, piscina) y la segunda produce la electricidad necesaria para iluminar o alimentar electrodomésticos. En esencia, hay que saber que existen numerosas ventajas en un buen diseño arquitectónico ya que puede sacar el máximo partido de la luz natural para ahorrar energía y crear ambientes más confortables. Para ello, el lector deberá atender a ciertos detalles.


En primer lugar, haz un buen uso del filtro solar: toldos, pérgolas, celosías y otros complementos realizan una labor importante a la hora de filtrar los rayos solares. Ahorra energía y evita el sobrecalentamiento del hogar usando los elementos necesarios. Otro truco para captar la energía solar en el caso de una casa aislada consiste en la utilización de vidrios muy eficientes. Por otra parte, un buen método para mantener el microclima de espacios medios como porches, galerías o patios es jugar con la luz directa e indirecta. Esto suele ayudar a contribuir a una regulación térmica más eficaz.


Otros aspectos interesantes que no dependen de ningún tipo de tecnología es atender a la orientación del lugar, los colores, el volumen o el tipo de superficie, factores que brindan la posibilidad de optimizar el uso de las fuentes de energía alternativa.


En definitiva, se calcula que el ahorro mediante una buena arquitectura sostenible podría reducirse hasta un 90% con la incorporación de algunos de estos elementos. Una solución medianamente fácil que disminuye enormemente el impacto medioambiental.

About The Author

readmin

No Comments

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies